El World Rugby Hall of Fame reconocerá a mujeres pioneras y recientes estrellas en una ceremonia de inducción en Nueva Zelanda

World Rugby ha anunciado que las pioneras que organizaron la primera Rugby World Cup femenina junto a recientes estrellas del rugby serán homenajeadas en una ceremonia especial del World Rugby Hall of Fame  presentada por TUDOR en Nueva Zelanda en noviembre.

Seis leyendas – Deborah Griffin (Inglaterra), Sue Dorrington (Inglaterra), Alice D. Cooper (Inglaterra), Mary Forsyth (Inglaterra), Kathy Flores (Estados Unidos) y Fiao’o Fa’amausili (Nueva Zelanda) serán homenajeadas en las semifinales de Rugby World Cup 2021 en Eden Park el 5 de noviembre.

El World Rugby Hall of Fame presentado por TUDOR reconoce a aquellos que han hecho una contribución destacada al rugby a lo largo de sus carreras, al mismo tiempo que demuestran los valores de integridad, pasión, solidaridad, disciplina y respeto que construyen el carácter del rugby.

Mientras que Kathy Flores será reconocida póstumamente, Griffin, Dorrington, Cooper, Forsyth y Fa’amausili asistirán a la ceremonia privada antes de ser presentadas al público de Eden Park entre las dos semifinales.

En un año mundialista, el tema elegido para los miembros del Hall of Fame en 2022 son las mujeres en el rugby con Griffin, Dorrington, Cooper y Forsyth, las cuatro pioneras que fueron la fuerza impulsora detrás de la Copa Mundial de Rugby femenina inaugural en Gales en 1991.

Flores, quien falleció en octubre pasado, fue otra pionera, tanto como jugadora como entrenadora, ya que formó parte del equipo de Estados Unidos que ganó la primera Rugby World Cup en 1991 y luego dirigió al equipo a dos torneos.

Fa’amausili, la más joven de las seis, jugó en cinco Rugby World Cups para Nueva Zelanda, ganando cuatro de ellas, la última como capitán en 2017 en Irlanda. La ex hooker fue la Black Fern con más tests hasta que la superó su ex compañero de equipo Kendra Cocksedge este año.

Las seis miembros elevan el total de miembros en el Salón de la Fama, desde que comenzó en 2006, a 160.

El Presidente de World Rugby y miembro del Salón de la Fama, Sir Bill Beaumont, dijo: “Será particularmente especial este año honrar a aquellas que han hecho una enorme contribución al crecimiento del rugby femenino como pioneras e inspiradoras.”

“Desde quienes desafiaron al establishment para lanzar la primera Rugby World Cup femenina, hasta Kathy Flores, una fuerza impulsora pionera detrás del crecimiento del rugby femenino en los EE. UU., y la cinco veces mundialista, campeona mundial y leyenda del rugby Fiao’o Fa’amausili. Todas han hecho una contribución significativa a la historia de nuestro deporte y, con su espíritu pionero, aceleraremos el perfil, el crecimiento y el impacto de las mujeres en el rugby en todo el mundo”.

El miembro del World Rugby Hall of Fame y presidente del panel del Hall of Fame, John Eales, dijo: “Es muy importante reconocer la contribución de aquellas que han elevado el rugby femenino a donde está hoy. Hoy, el World Rugby Hall of Fame celebra la contribución de algunas verdaderas pioneras del rugby y algunas de las mejores jugadoras en la historia de Rugby World Cup. Felicidades y gracias a estas mujeres especiales.”

Para obtener más información sobre el Salón de la Fama de World Rugby, visite www.world.rugby/halloffame.

World Rugby Hall of Fame Miembros 2022

No.155 – Deborah Griffin (Inglaterra)
No.156 – Sue Dorrington (Inglaterra)
No.157 – Alice D. Cooper (Inglaterra)
No.158 – Mary Forsyth (Inglaterra)
No.159 – Kathy Flores (Estados Unidos)
No.160 – Fiao’o Fa’amausili (Nueva Zelanda)

Deborah Griffin (Inglaterra)
World Rugby Hall of Fame – Miembro No.155

Deborah Griffin recogió una pelota de rugby por primera vez en 1978, junto con un grupo de amigas del University College London, que habían desafiado a sus rivales de King’s a un partido.

Cinco años más tarde, se convirtió en miembro fundadora de la Women’s Rugby Football Union (WRFU) y fue a través de su participación en la organización amateur que se convirtió en Presidenta del primer Comité Organizador de la Rugby World Cup femenina.

En enero de 1990, Griffin expuso sus planes para el torneo que se convertiría en la Women’s Rugby World Cup y sus compañeras quedaron tan impresionadas que le pidieron que presidiera el Comité Organizador.

A ella se unieron tres compañeras de equipo de Richmond, Alice D. Cooper, Sue Dorrington y Mary Forsyth, quienes ayudaron en la búsqueda de una ciudad anfitriona, sedes para los partidos, alojamiento y financiación.

Las cuatro mujeres enfrentaron desafíos en casi cada paso del camino, mientras que Griffin y Forsyth se convirtieron en madres por primera vez. Aún así, el 5 de abril de 1991, doce equipos nacionales se reunieron en Cardiff para asistir a la ceremonia de apertura. Al día siguiente, los partidos inaugurales se llevaron a cabo en campos de todo el sur de Gales.

Culminando con una final, en la que Estados Unidos venció a Inglaterra en el Cardiff Arms Park el 14 de abril, el torneo inaugural fue considerado un éxito por jugadores, seguidores y medios, pero Griffin pasó los meses siguientes tratando de equilibrar las cuentas.

Griffin se alejó de la dirigencia del rugby después del torneo, pero regresó en 2002 y se convirtió en Presidenta de la RFUW en 2005, desempeñando el cargo durante los siguientes siete años. En 2010, el mismo año en que ayudó a organizar la RWC 2010 en Inglaterra, Griffin obtuvo una posición en el Consejo de la RFU y fue miembro de la Junta de RFU de 2014 a 2020.

En 2018, hizo historia al convertirse en una de las primeras representantes femeninas en el Consejo de World Rugby.

Sue Dorrington (Inglaterra)
Nacida: 10 de junio, 1958 in Waconia, Minnesota, USA
World Rugby Hall of Fame – Miembro No. 156

Al crecer en Minnesota, Estados Unidos, Sue Dorrington era una ávida deportista que disfrutaba correr, montar a caballo y esquiar en el agua.

Sin embargo, fue cuando comenzó a jugar al rugby a principios de la década del ’80 cuando dice que encontró una comunidad de personas con ideas afines.

Su pasión por el rugby era tal que en 1983 se mudó a Londres en busca de un rugby más competitivo. Su búsqueda finalmente la llevó a Finchley, donde conocería a Deborah Griffin y Mary Forsyth, y a Richmond, donde se les unió Alice D. Cooper.

Dorrington trabajó como recaudadora de fondos para organizaciones benéficas y tenía experiencia en el manejo de patrocinios y contratos comerciales, por lo que cuando Griffin comenzó a planificar la primera Rugby World Cup femenina, fue una elección natural como Gerente Comercial.

En ese momento, y luego de un cambio de centro a hooker, Dorrington había representado tanto a Gran Bretaña como a Inglaterra en tests.

Por lo tanto, compaginó su papel en el Comité Organizador con la búsqueda de convertirse en la hooker titular de Inglaterra en esa RWC 1991. El doble papel resultó útil cuando organizó alojamiento gratuito para Inglaterra en Cardiff.

Dorrington se perdió la ceremonia inaugural oficial mientras cuidaba a la hija de Griffin, Victoria, pero al día siguiente fue hooker de Inglaterra contra España en Swansea.

Fue una posición a la que no renunció por el resto del torneo, jugando en la final, derrota 19-6 ante su Estados Unidos natal en Cardiff Arms Park el 14 de abril de 1991.

Tres años más tarde, Dorrington fue capitana de Inglaterra contra Escocia en RWC 1994, pero no jugó en la final cuando Inglaterra venció a las defensoras Estados Unidos por 38-23. Después de jugar su último test en 1997, continuó jugando para Richmond con distinción, siendo la única jugadora en la historia del club que representó a Richmond durante tres décadas, ocupando su lugar en el primer equipo y perdiéndose solo un partido en su carrera. Dorrington fue nombrada recientemente en el equipo de ensueño de todos los tiempos de Richmond.

Dorrington también fue la primera mujer vicepresidenta de Richmond.

Alice D. Cooper (Inglaterra)
Nacida: Edimburgo, Escocia
World Rugby Hall of Fame – Miembro No. 157

Fue por casualidad que Alice D. Cooper empezó a jugar al rugby. Durante una noche de fiesta en Richmond en octubre de 1986, conoció a dos miembros del equipo femenino que recién comenzada en la ciudad y le dijeron que les vendría bien jugadoras altas como ella.

Cooper había tenido interés en el rugby durante mucho tiempo. Su tío Philip fue capitán de Middlesex y representó a Rosslyn Park, mientras que ella había estado en numerosos partidos viendo jugar a varios novios.

Sacó un viejo par de botas de lacrosse y se dirigió a su primera sesión de entrenamiento en Richmond, donde conocería a Deborah Griffin, Sue Dorrington y Mary Forsyth.

Su altura la ayudó a sobresalir como delantera, y Cooper represente al sureste de Inglaterra. Fue considerada para Inglaterra jugando trials para Escocia, pero no llegó a jugar tests.

Cuando Griffin comenzó a planificar la primera Rugby World Cup femenina, Cooper también era colaboradora habitual de Rugby World & Post donde escribía su propia columna sobre el rugby femenino. Esto la convirtió en una opción obvia como responsable de prensa y, de camino a Gales del Sur, dedicó incontables horas a generar cobertura mediática para el torneo.

Durante la propia Rugby World Cup femenina, a menudo se podía encontrar a Cooper en una habitación sin ventanas en el Centro Nacional de Deportes de Gales, al que ella denominó el “búnker”. Allí mecanografiaba las hojas de los equipos y las actas de los partidos, organizaba la impresión de los programas y atendía llamadas de los periodistas. También jugó en un partido amistoso, para el equipo de las organizadoras y voluntarias del torneo que perdió ante las rusas.

Después del torneo, Cooper se desempeñó como oficial de prensa en la WRFU, pero una pierna rota mientras capitaneaba el equipo de sevens de Richmond puso fin a su carrera como jugadora en 1993.

Mary Forsyth (Inlgaterra)
World Rugby Hall of Fame – Miembro No. 158

Nacida en una familia numerosa y deportista en Pittsburgh, Estados Unidos, Mary Forsyth disfrutó de una infancia activa y se convirtió en una promesa del atletismo en la escuela secundaria.

Sin embargo, convertirse en atleta del equipo universitario no era una opción para Forsyth cuando se inscribió en la Universidad de Penn State en 1977, ya que necesitaba conseguir un trabajo para pagar sus estudios.

Afortunadamente, descubrió que acababan de crear un equipo de rugby femenino y cambió de objetivo deportivo.

Forsyth representó a Penn State durante los siguientes cuatro años y continuó jugando al rugby cuando regresó a su hogar en Pittsburgh. En 1985, se mudó a Londres por trabajo y se encontró viviendo a pocos metros del primer club de rugby femenino de Inglaterra en Finchley, donde conocería a Deborah Griffin y Sue Dorrington.

Al año siguiente, Forsyth y sus compañeras de equipo se mudaron a Richmond. Usaría sus calificaciones en contabilidad para ayudar a ordenar las finanzas de su nuevo club. También representó a Inglaterra en un único test-match, contra Suecia en 1988.

Quizás no fue sorprendente que Griffin aprovechara esas habilidades cuando le pidió a Forsyth que se desempeñara como controladora financiera de la primera Rugby World Cup femenina.

Muchas de las reuniones del comité organizador en el camino a Gales se llevaron a cabo en una sala de la oficina de Londres donde Forsyth trabajaba en ese momento.

Siete días antes del inicio del torneo, Forsyth dio a luz a su primera hija, Kathryn. Aunque comprensiblemente no llegaría a Cardiff hasta el fin de semana de la final, conservó un papel organizativo, transmitiendo mensajes desde su casa en Ealing a Griffin y Alice D. Cooper en el campo.

Kathy Flores (Estados Unidos)
Nacida: 7 de febrero, 1955 en Philadelphia, EEUU
Fallecida: 21 de octubre, 2021 en Rhode Island, EEUU
World Rugby Hall of Fame – Miembro No. 159

Kathy Flores fue una jugadora talentosa y una entrenadora pionera que aportó mucho al rugby en los Estados Unidos.

Flores comenzó a jugar al rugby cuando tenía 23 años en la Universidad Estatal de Florida en 1978 y pronto se convirtió en una firme defensora de las mujeres en un deporte dominado por hombres, además de sobresalir en la cancha por derecho propio como número ocho.

Flores fue la capitana de Estados Unidos en su primer test contra Canadá en noviembre de 1987, anotando un try en la victoria por 22-3, y siguió siendo sinónimo de rugby durante las siguientes cuatro décadas hasta su fallecimiento a la edad de 66 años.

La jugadora de Filadelfia fue miembro de las Águilas Femeninas que derrotó a Inglaterra 19-6 en la final de la primera Rugby World Cup femenina en Cardiff en 1991 y jugó en la segunda tres años después, como tercera línea y hooker.

A pesar de retirarse como jugadora en 1998, la relación de Flores con Rugby World Cup no terminó allí, ya que también entrenó a las Águilas Femeninas al quinto lugar en 2006 y 2010. Fue la primera mujer y la primera mujer de color en dirigir una selección nacional.

Flores hizo la misma transición de jugadora a entrenadora con el club californiano Berkeley All-Blues, con el que ganó once campeonatos nacionales entre 1994 y 2010. En 2014 asumió el cargo de entrenadora principal en la Universidad de Brown, uno de los primeros programas universitarios en los Estados Unidos.

Falleció en Providence, Rhode Island, después de una batalla de un año contra el cáncer en octubre de 2021. Flores es recordada como querida compañera de equipo, entrenadora, mentora y amiga, así como una feroz defensora de la igualdad de las mujeres y el acceso al rugby.

Fiao’o Fa’amausili (New Zealand)
Nacida: 30 de septiembre, 1980 en Apia, Samoa
World Rugby Hall of Fame – Miembro No. 160

Considerada como uno de los hookers más formidables del rugby mundial, Fiao’o Fa’amausili jugó en cinco Rugby World Cups para Nueva Zelanda, igualando el récord de Black Ferns de su ex-compañera Anna Richards.

Su primer internacional fue la victoria por 36-3 contra Australia en RWC 2002 en Barcelona; ​​Fa’amausili se convirtió en la primera Black Fern en jugar 50 pruebas durante la RWC 2017 y fue la jugadora con más partidos internacionales – 57 tests – hasta que Kendra Cocksedge la superó en junio de 2022.

Fa’amausili fue nombrada capitana en 2012 y lideró a las Black Ferns en 34 ocasiones, incluida la victoria en la Rugby World Cup 2017. También jugó en las ediciones de 2002, 2006, 2010 y 2014, ayudando a Nueva Zelanda a ganar sus tres primeros mundiales.

Siempre predicando con el ejemplo, Fa’amausili fue una gran impulsora del nivel de profesionalismo y dedicación que permitió a las Black Ferns dominar durante gran parte de su tiempo con la camiseta negra, que llegó a su fin en noviembre de 2018 cuando hizo un try en la despedida ante Francia.

En el año de su retiro del rugby internacional, Fa’amausili fue nombrada Oficial de la Orden del Mérito de Nueva Zelanda y también nominada para el galardón de Jugadora del año de 15 años de World Rugby por segunda vez en tres años.

A lo largo de su carrera internacional de 16 años, Fa’amausili se desempeñó como detective de policía en el distrito de Manukau, en Auckland, al mismo tiempo que representó a la provincia en el campo de rugby 106 veces. Durante su tiempo con Auckland, ganó la increíble cantidad de 15 títulos nacionales.

Fa’amausili fue seleccionada como hooker en el Equipo de la década de 15 femenino de World Rugby en diciembre de 2020 y un año después fue elegida Presidenta de Auckland Rugby, la primera mujer en ocupar el cargo en la historia de la Unión.

Leave a Reply

Verificado por MonsterInsights